Ese campechano e infernal vehículo de dos ruedas

Precisión en la dirección, seguridad, respeto por las señales de tráfico y sobre todo equilibrio. En movimiento y los primeros días la tensión es incesante. Sin embargo, tengo la suerte de que hace escasos dos meses he podido superar una de mis principales fobias y tabúes: El pronunciar la frase “No sé montar en bicicleta”’. Una vez lo dices sin titubear, los incompetentes al manillar empiezan a reconocerlo secretamente -somos más de los que parecemos-. Un verano de ardua preparación ante la bicicleta era imprescindible para evitar el total ridículo en mi nueva ciudad de destino universitaria -Nijmegen- en la que cada holandés o nijmegense (palabra que en cualquier editor de texto de calidad debería estar subrayada en rojo, desconozco si verdaderamente existe un gentilicio para esta ciudad) nace con el trasero apoyado en un sillín de bici. ¡Qué ruedecitas auxiliares ni ruedecitas auxiliares para los niños!. Aquí no se conoce eso.

Es por ello totalmente ridículo que tras mostrar la capacidad de combinar todos los elementos mencionados en la primera frase de la entrada, tras no solo ser capaz de manejarme en este cacharro de los avernos sino hacerlo con cierto estilo y carisma, el topetazo llegue en el momento más risible y absurdo. Porque sí, la caída es inevitable.

Los jodidos silbidos de los protagonistas de Verano Azul entonces me martillean la mente. Si esperais leer detalles sangrientos y escabrosos sobre mi caída no los vais a encontrar, “I ain’t no Saw sequel”, la caída es una de esas que se categorizan en fails blanditos, de los que causan una risa blanda y dolorosa en todos aquellos que están alrededor.

No, no ha sido un tropezón con la acera, no se ha cruzado ningún coche o moto (los verdaderamente creados por el diablo), lo mío ha sido una caída en pausa. Es decir, todo el mundo conoce la convención de que un semáforo en rojo significa: NO PASES. NO CRUCES. NO. Si además este semáforo tiene el símbolo de una bicicleta y resulta que yo estoy montado en una, algo en mi mente se activa: NO PASES. NO CRUCES. NO. El resto de bicicletas están paradas, agrupadas conmigo en este hermoso y granate carril bici, expectantes a que el semáforo se ponga verde. Cuando todo parece una situación de sí/no, blanco/negro, cruce/no cruce resulta que uno de esos conductores se va por la tangente. Siempre me ha gustado los vectores tangenciales rollo fuerza de arrastre en comparación con la fuerza del peso y la fuerza normal. En espera, en silencio, todos con el pie en el pedal preparados para salir escopeteados, con la gota de sudor en la frente, puede que incluso en sus mentes suene Ennio Morricone. Sin que el semáforo se haya puesto en verde uno de esos bicicletistas se derrumba muy, muy lentamente de lado. Intenta apoyarse con el pie, pero este tiene la misma capacidad de apoyo que una pata de gallina y pierde más el equilibrio. Una caída vivida en cámara lenta, incluso levitatoria, con un ritmo a trompicones sin olvidar el humillante ¡Ay!, ¡Ay, que me mato! exclamado por nuestro protagonista entre el segundo y tercer intento de mantenerse en pie. Una exclamación que por supuesto nadie entiende en su forma, pero sí en su contenido lo que explota la comicidad a un nivel considerablemente mayor.

La historia está a punto de terminar días después con nuestro protagonista sintiéndose más tranquilo cuando ve a una holandesa con paraguas rosa en colisión frontal con una de las farolas estilosas de Nijmegen. La historia verdaderamente termina cuando se siente mal por haberse sentido más tranquilo siendo testigo de semejante accidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s