Santiago, la lluvia y también el sol.

“¿Te vas de séneca? ¿A Galicia? Qué locura.. ¡Ahí no deja de llover!”. Esta frase no he dejado de escucharla desde que tomé la decisión de venirme a Santiago a pasar un año. Mi aventura acaba de comenzar y en un mes que llevo aquí, tan sólo ha llovido CUATRO DÍAS. Santiago es el mundo al revés: en Andalucía están con alerta naranja por la lluvia y aquí con un solecito de lo más apetecible. Eso sí: cuando llueve, no deja de llover en ningún momento del día.

El traslado SICUE no es tan popular como el Erasmus o el convenio bilateral, pero os aseguro que merece la pena. No todo el mundo conoce la diferencia entre SICUE y SÉNECA, por lo que aquí una servidora se ofrece para contároslo. (Si ya os lo sabéis, podéis bajar al siguiente párrafo, ¡os doy permiso!) Para vivir una movilidad española, todo el mundo debe solicitar el traslado SICUE. Se trata de un intercambio por un año o un cuatrimestre a un destino español, pero hablando en plata: con esto no te dan ni un duro. Lo que viene después, una vez que te han concedido el traslado SICUE es solicitar, a través del Ministerio de Educación, la beca séneca, la cual sólo depende del tiempo que te vayas y de la nota media de tu expediente. Por lo tanto, hay gente que vive un año muy desahogado (ya que la dotación es de 500 euros), otros que rechazan la movilidad por no tener ayuda y otros que se quedan viviendo como pueden. Os aseguro que es relativamente fácil que te concedan la SÉNECA precisamente por la poca gente que la solicita. Eso sí: es necesario tener un 6’5 mínimo de media.

Después de contaros todo este rollo teórico, empiezo con mi aventura. ¿Por qué Santiago? Eso me preguntaban y eso mismo me preguntaba yo. Intuición; esa es la respuesta. Llegas aquí y te encuentras en una ciudad de cuento que no llegas a saber muy bien si es Londres, Tallin o Santiago. Sin ninguna duda (para mí): la ciudad universitaria del norte. Es un poco Granada con el tema de las tapas cuando pides una bebida y eso para bolsillos como los nuestros está de put..ejem, está muy bien.

Una  vez que llegas a una ciudad nueva lo primero que te preguntas es: ¿DÓNDE VOY A VIVIR? Aquí en Santiago es un poco locura. Es fácil encontrar piso, pero te encuentras cada cosa… Eso sí: nadie paga más de 200 euros por un piso decente (excepto unos erasmus que conocí a los que le cobraban 300 euros por habitación viviendo con 9 personas más…THIS IS SPAIN)

Lo curioso es que las inmobiliarias son GRATUITAS para la persona que busca piso, por lo que la cosa se facilita un poco. Aun así, siempre estamos los impacientes que preferimos buscar antes de llegar al destino, como es mi caso, y nos buscamos las habichuelas a través de Idealista. Lo curioso si lo haces a través de una agencia es que te sueltan un manojo de llaves, te dicen las direcciones y tú ya entras en la casa que quieras cuando quieras (WTF?!). Hubiese pagado por vivir una experiencia así, lo juro.

En Santiago hay dos zonas que parecen dos mundos paralelos: el casco viejo, donde todas las casas son de piedra, está la Catedral y ves 82392382424242849 millones de peregrinos; o la parte nueva, que bien puede ser Santiago de Compostela que la Gran Vía de Madrid. Una cosa curiosa es que vayas donde vayas, siempre hay estudiantes en ambas zonas. Además, llueva o no (que ya lo tengo comprobado) la gente no deja de salir a la calle. Espero que cuando llegue el invierno la cosa no cambie…

Una cosa que os recomiendo que a ABSOLUTAMENTE TODOS LOS SÉNECAS nos ha venido de lujo es montar un grupo SICUE/SÉNECA en Facebook. Hoy en día las redes sociales hacen milagros (y también desgracias). A través de este grupo, hemos encontrado piso, compañeros, gente con la que salir, gente con la que no salir… De verdad, ¡no dejéis de hacerlo! Siempre hay tiempo para compartir una buena Estrella Galicia y conocer gente.

Aquí da igual cuál sea tu estilo de fiesta porque hay bares para todo tipo de gustos. Yo os recomiendo que vayáis a la SALA CAPITOL,  en la cual hay conciertos cada fin de semana aproximadamente y varios de ellos son gratuitos. Grupos como Supersubmarina, Vega, Pink Tones, Kiko Veneno, Los enemigos, W.A.S.P. , Andrés Suárez… (para todo tipo de gustos, repito) Yo me apunté a un concurso y gané dos entradas para la fiesta de inauguración de la sala, con Anni B Sweet como artista invitada. No cobro comisión por promocionar la sala, lo juro, pero merece la pena porque el ambiente, la sala y la Estrella Galicia están a la altura.

Y bueno, ¿sería conveniente que hable de la universidad no? ¡A veces se me olvida que a Santiago he venido a estudiar! Hay dos campus universitarios: el campus norte, más cerca del casco histórico y el campus sur que está más bien en la zona nueva. Santiago es pequeño, así que como dicen los gallegos: ¡NO HAY FALLO! En media hora te has recorrido la ciudad. En ambos campus todo lo de alrededor es verde. En mi caso, para ir a la facultad de comunicación, paso todos los días por delante de la Catedral (para dar un poquito de envidia) y por un parque en el que los patos están andando a tu lado. Cualquier día me pegan un picotazo.

Yo os invito a todos a que en los cuatro años que tenéis de carrera (algunos 5 y 6) aprovechéis y solicitéis un traslado SICUE, un Erasmus y un convenio bilateral. Os invito a solicitarlos, ¿eh? ¡Que quede claro!

Santiago es una maravilla. En Santiago también hay sol. 

Anuncios

3 pensamientos en “Santiago, la lluvia y también el sol.

  1. Pingback: Se acaban las Séneca | YoErasmus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s